Jan van der Meer o Vermeer (Holanda, 1632-1675)

verm36611.jpg  

Pintor holandés del siglo XVII. Su padre, Reyner Janszoon Vos, nació en 1591, en Amberes, trasladándose a Ámsterdam para especializarse en el tejido de la seda a los 20 años. Se casó en 1615 con Digna Baltens instalándose en Delft, donde alquilaron una hostería llamada “Vos” (el zorro, en referencia a su apellido), sin abandonar los trabajos de tejedor. Asimismo, se dedicó al comercio de objetos artísticos, perteneciendo al gremio de San Lucas de la ciudad. En 1625 Reyner utilizaba ya el apellido Vermeer. Jan Vermeer fue bautizado en Delft, ciudad donde nació, el 31 de octubre de 1632 como segundo hijo y único varón del matrimonio. Sus padres dejan la hostería “Vos” para adquirir la hostería “Mechelen”, situada en una zona privilegiada de Delft, en el norte del Marktvelde, siendo ahora su clientela la alta burguesía de la ciudad. Entre estos clientes se encuentran también un buen número de artistas como Baltasar van der Ast o Pieter Groenewengen, decisivos contactos para la formación de Vermeer. Confundido su nombre con los de otros, van der Meer o Vermeer y atribuidas sus obras por espíritu de lucro a De Hooch y a Rembrandt, nada se sabía de su vida hasta que en 1877, el crítico francés Enrique Havard registró sistemáticamente los archivos de Delft y otros de los Países Bajos. Pocos fueron los datos documentales descubiertos, pero suficientes para precisar las fechas de la corta existencia del admirable pintor y hasta cierto punto para poder apreciar la consideración de que gozó en vida.

  

 

 dama-escribiendo-carta-con-su-criadavermeer.jpg dianavermeer.jpg el-conciertovermeer.jpg

 

 

En 5 de abril de 1653 se casó con Catharina Bolnes en Schipluy, pequeño pueblo cercano a Delft. La madre de Catharina, Maria Thins,  disfrutaba de una buena posición económica, y en un primer momento se opuso al matrimonio, tanto por razones religiosas como financieras, ya que ella y su familia eran católicos mientras que los Vermeer eran calvinistas. Algunos expertos han apuntado a que Jan se convirtió al catolicismo para casarse con Catharina, dato que no está documentado. Se instalaron en un primer momento en la pensión “Mechelen” pero siete años después se trasladaban a la casa de Maria Thins, sita en el barrio católico, en Oude Langendijk. El pintor y su familia vivían en las habitaciones inferiores, habilitando las superiores como estudio, donde se ubicaba la maciza mesa de roble que aparece en muchas de sus telas.

Las situación económica de Vermeer era bastante buena ya que no presenta dificultades para alimentar a sus quince hijos, aunque cuatro de ellos fallecieron a edad temprana. Los especialistas consideran que Vermeer no sólo vivía de los ingresos de la pintura, ya que no ejecutaba más de dos obras al año. Se cree que sus rentas provenían de la regencia de la hostería como segunda actividad, e incluso al comercio de obras de arte, siguiendo el negocio de su padre. El 29 de diciembre de 1653 fue admitido como maestro pintor en la Guilda o gremio de pintores de su ciudad natal, figurando entre los seis consejeros o directores de la corporación  los años de 1662, 1663, 1670 y 1671.

Fue discípulo o cuando menos estudió y se asimiló el estilo y la técnica de Carlos Fabritius, que había sido discípulo y secuaz de Rembrandt, y Havard supone, con bastante fundamento que trabajó como ayudante o discípulo de Leonardo Bramer. Al morir en 13 de diciembre de 1675, tenía ocho hijos.  Arnaldo Bon, que elogió en malos versos la memoria de Fabritius, indicaba que el mejor sucesor de este artista, que calificaba de Fénix, podía ser van der Meer, y en la descripción de Delft publicada en 1667 por Dirk van Bleyswijck, figura el joven pintor entre los 30 mejores artistas de la ciudad. 

 

 

 

cristo-en-casa-marta-y-mariavermeer.jpg dama-con-su-sirvientavermeer.jpg joven-con-vaso-de-vinovermeerb.jpg

Ese mismo año de 1672 estalla la guerra entre Francia y las Provincias Unidas, al penetrar Luis XIV con un ejército de 100.000 hombres en los Países Bajos. La defensa holandesa pasaba por abrir sus diques de contención, lo que provocará la ruina de los propietarios de tierras y una crisis generalizada. Vermeer empieza a vender cada vez menos cuadros y el negocio de la hostería decae hasta el punto de tener que alquilarla por 180 florines anuales. En 1875 Vermeer hace un viaje a Amsterdam para solicitar un crédito de 100 florines.

 

 

A causa de la guerra contra Francia y de los grandes gastos ocasionados por los niños, que ya no podía afrontar, cayó en un estado de melancolía profunda y se abandonó al destino hasta tal punto, que en el plazo de día y medio cayó enfermo y murió. Se enterradó el 15 de diciembre de 1675 en el panteón familiar de la Oude Kerk de Delft, dejando once hijos menores de edad y a una viuda en una pésima situación financiera, por lo que Catharina Bolnes tuvo que solicitar ante el Tribunal Supremo de La Haya la renuncia de su herencia a favor de sus acreedores y la gestión de sus bienes. Fue nombrado administrador de los bienes Antoni van Leeuwenhoek. El 24 de febrero del año siguiente, Catharina vendíó uno de los dos cuadros que poseía de su esposo: el Arte de la pintura. En 1688 Catharina Bolnes fallecía sin poder ver la venta de la mayoría de los cuadros de su esposo, en una subasta en 1696, alcanzando precios muy elevados como los 200 florines por la La vista de Delft -1-  (y 9.900 al ser adquirida, en 1822, por el Estado Holandés) o La tasadora de perlas -2- los 150 florines de indicando que el artista gozaba de excelente reputación.

 

Para pintar La vista de Delft 1- Vermeer utilizó el telescopio que tenía en su casa apuntando a la ciudad y que proporcionaba al artista el aspecto trasladado al lienzo, que se admira actualmente por su concisión y especial estructura, era el telescopio invertido. Condensando la vista panorámica de un sector determinado, disminuyendo las figuras del primer plano a una dimensión inferior a la normal, enfatizando el primer plano tal como puede verse en el cuadro, y de la misma manera haciéndo que el resto de la composición retroceda en el espacio. La imagen así obtenida proporciona efectos ópticos que, sin ser únicos en la pintura holandesa del siglo XVII, como a menudo se ha dicho, transmite un paisaje urbano que está unido en la composición y está envuelto atmosféricamente en una luz brillante. Este cuadro es una representación idealizada de Delft, con sus características principales simplificadas y  encajadas en el marco de la bahía. Destacan las formaciones de nubes acercándose a la ciudad. Se representa una hilera de casas casi todas de ladrillo rojo en el puerto de Delft. Detrás de ella puede verse la ciudad, algunas torres y en el agua se reflejan los muros de la misma. Cronológicamente es la última pintura de Vermeer ejecutada en una pigmentación rica y plena, con acentos de color puestos con un pincel cargado. El artista representó en este cuadro a su ciudad con simplicidad grandeza. Se encuentra en el Mauritshui de La Haya.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La vista de Delft -1- -1-    

La tasadora de perlas (llamada también la mujer de la balanza) -2-

 

Sostenida entre los dedos delgados de una mujer, una balanza delicada, y vacía, forma el punto central de este lienzo. Detrás de la mujer cuelga un cuadro del Juicio Final. En esos tiempos, temas bíblicos e históricos como este eran considerados más dignos de atención que la representación de la vida cotidiana, tan querida por muchos artistas neerlandeses. Aquí Vermeer utiliza el simbolismo para narrar una historia moral a través de una escena en apariencia corriente. Como en muchas obras de Vermeer, esta pintura refleja una composición planeada con mucho cuidado para expresar una de sus mayores preocupaciones; encontrar el equilibrio subyacente de la vida. El punto de fuga central del cuadro se halla en las yemas de los dedos de la mujer. Sobre la mesa, ante ella, descansan tesoros terrenales; perlas y una cadena de oro. Detrás de ella, Cristo preside el Juicio Final. Hay un espejo en la pared, símbolo artístico habitual de vanidad y sofisticación, mientras una suave luz que cruza la escena añade una nota espiritual. La mujer serena, similara a una Madonna, se yergue en el centro, y sopesa con calma las preocupaciones del mundo transitorio en contraposición con las espirituales. La típica paleta de amarillos, azules y grises de Vermeer subraya el conjunto con armonía visual y equilibrio. Existe una gran sutilidad en los interiores maduros y reflexivos de Vermeer, así como una técnica del pincel magistral (desde los elegantes reflejos en los platillos hasta la textura más tosca del vestido de lana amarillo de la mujer), que convierte cada obra de Vermeer en una nueva y magistral lección de pintura. Este cuadro se encuentra en la National Gallery of Art de Washington.

 

 

 

La tasadora de perlas (también llamada la mujer de la balanza) -2- -2-

 

Al mismo tiempo se ponderaba el valor artístico de las obras de De Hooch, diciendo que rivalizaban con las del famoso van der Meer, pero siguió después un largo espacio de tiempo durante el cual desapareció por completo su nombre van der Meer o Vermeer. Uno de los primeros en comprender el valor real del pintor, fue el gran pintor inglés Reynold. Un crítico francés, Thoré (que firmaba con el seudónimo de W. Bürger), estudió sistemáticamente las obras que podían atribuirse a Jan van der Meer, publicando en la Gazette des Meaux Arts (1866) una lista de 73 obras, entre las cuales, descontando las atribuciones erróneas, figuraban las suficientes para colocar a Vermeer a la cabeza de los pintores menores de Holanda, alcanzando desde entonces las raras obras puestas en venta, precios elevados.

 joven-con-flautavermeer.jpg dama-con-clavicordiovermeerb.jpg joven-interrumpida-de-su-musicavermeer.jpg

 

 

 

Pintó vistas de ciudades, paisajes, y sobresalió en los estudios de interiores con figuras, iluminando las composiciones una luz suave y argentina que no impedía la fuerza de un colorido siempre justo, harmónico y del mejor y tranquilo efecto. A lo largo de su vida no pintó muchos cuadros, y pocos de ellos representan escenas importantes. La mayoría muestran figuras sencillas en la habitación de una casa típica holandesa. Hay que no presentan nada más que una figura sola dedicada a una tarea sencilla como La lechera -3-, cuadro que representa una mujer volcando leche en un recipiente al lado de una ventana. Es dificil comentar las razones que hacen de este cuadro sencillo y modesto una de las grandes obras maestras de todos los tiempos, pero pocos de los que hayan tenido la suerte de ver el original estaran en desacuerdo si digo que es como un milagro. Puede ser que una de las características milagrosas pueda ser descrita, para bien que no explicada: la manera en que Vermeer consigue una precisión completa y paciente en la representación de las texturas, colores y formas sin que el cuadro parezca nada elaborado ni duro. Como un fotógrafo que atenua deliberadamente los contrastes fuertes de la fotografía sin difuminar las formas, Vermeer atenuó los contornos i retuvo el efecto de la solidez y la firmeza. Es esta combinación única de suavidad y precisión el que hace inolvidables sus mejores obras. Nos hacen ver la belleza tranquila de una escena simple con nuevos ojos y nos dan una idea de lo que sentía el artista cuando veía entrar la luz por la ventana y realzaba el color de un trozo de tela. Se encuentra en el Rijksmuseum de Amsterdam.

La lechera -1- -3-

 

 

 

 

 

 

Vehículo perfecto para su talento es el cuadro titulado La joven con sombrero rojo -4-, cuadro de la década de 1660, cuando creó las serenas escenas de interiores que le han granjeado la fama. Su obra recogió la tradición de la escuela holandesa del siglo XVII sobre temas cotidianos y la elevó de categoría. Pese a ser un cuadro tan pequeño, posee un enorme impacto visual y atrevimiento. Al igual que en  La joven de la perla -5-, una chica vestida de manera exótica, con los sensuales labios entreabiertos, mira por encima del hombro al espectador, mientras reflejos atmosféricos lanzan destellos sobre su cara y pendientes. Aquí, no obstante, la figura es más grande, y mira al observador desde el primer plano. Su extravagante sombrero rojo y el chal azul son muy llamativos para tratarse de una obra de Vermeer. Al contrastar los colores  brillantes con un fondo más apagado, intensifica la teatralidad y potencia a la joven. Su repertorio incluía capas opacas, vidriados finos, la técnica del “mojado sobre mojado” y puntos de color. El sombrero se crea primero con un rojo anaranjado opaco, además de pinceladas de rojo y naranja semitransparentes, que se añaden encima para las plumas que captan la luz. Un pañuelo de un blanco intenso atrae la atención hacia el rostro dela chica, con algo de pintura blanca raspada para revelar la base más oscura que hay debajo. Puntos perlíferos resaltan los adornos de la piel y animan el rostro de la muchacha. Técnicas tan meticulosas ayudan a explicar por qué la producción de Vermeer fue escasa, y por qué ejerce semejante fascinación. Este cuadro se encuentra en la National Gallery of Art de Washington.

 

 

 

 

la-joven-con-sombrero-rojovermeer.jpg -4-  la-joven-con-sombrero-rojo-detalle2vermeer.jpg detalle 1

la-joven-con-sombrero-rojo-detallevermeer.jpg detalle 2 la-joven-con-sombrero-rojo-detalle3vermeer.jpg detalle 3 

la-joven-con-sombrero-rojo-detalle-2vermeer.jpg detalle 4 la-joven-con-sombrero-rojo-detalle-4vermeer.jpg detalle 5

Es fácil ver por qué la imagen irresistible de La joven de la perla -5- se ha convertido en la obra más querida de Jan Vermeer (1632-1675). Muestra una composición simple y equilibrada, un aire de misterio, su sempiterna paleta de azules y amarillos, y delicados efectos de luz perlíferos sin precedentes hasta entonces. Esta pintura demuestra que Vermeer era mucho más que un pintor de encantadoras escenas de género de la vida cotidiana a pequeña escala. El pintor atrae al espectador hacia el lienzo debido a que la modelo le mira por encima del hombro. Los labios entreabiertos añaden sensualidad al misterio; ¿quién es ella? Su turbante representa exotismo a esta mezcla tentadora, pero la explicación es fácil. El cuadro no es un retrato, sino uno de los estudios de la cabeza de una mujer conocidos en tiempos de Vermeer como “tronies”. Estos representaban ciertas emociones o tipos, y aquí muestra un tipo exótico. Los colores de la pintura son frescos y la técnica del pincel suave, pero lo bastante enérgica para capturar todos los matices de la luz; además, la composición, poco corriente, es poderosa pero armónica, y el conjunto está unificado por límpidos efectos de luz. La perla, plasmada con dos pinceladas, refleja con claridad el cuello blanco de la modelo, sus ojos centellean, y diminutos reflejos salpican el turbante. Este cuadro se encuentra en el Mauritshuis de La Haya.

 

 

La joven de la perla -5- -5-   la-joven-de-la-perla-detalle1vermeer.jpg detalle 1 

la-joven-de-la-perla-detalle2vermeer.jpg detalle 2 la-joven-de-la-perla-detalle3vermeer.jpg detalle 3

En su obra Alegoria de la pintura el pintor y su estudio -6- también llamado El taller, crea una alegoría a gran escala, un comentario sobre el arte y el papel del pintor en la sociedad. Este enfoque y el hecho de que sea uno de sus mayores cuadros, lo convierte en una pieza poco habitual de Vermeer. Lo que sí es habitual son los efectos de luz y la detallada planificación de la composición. Su pasión por los efectos ópticos y otros recursos tal vez le han conducido a utilizar una cámara oscura para urdir las principales líneas del cuadro. Los espectadores miran a través de una cortina descorrida y ven una luz brillante enel estudio que hay al otro lado. Un artista está sentado ante su caballete, dándonos la espalda. ¿Podría ser el propio Vermeer? Sus contemporáneos habrían reconocido en la modelo a Clío, la musa de la Historia, con sus atributos. Sobre la mesa descansa un cuaderno de dibujos, tratados sobre pinturay una máscara (símbolo de la imitación). Un mapa colgado en la pared muestra las privincias de los Países Bajos antes de 1581. Este cuadro parece indicar que la historia inspira al artista, aporta el tema más valioso del arte a los pintores y los eleva de categoría. Sin embargo, como parece que la obra de Vermeer va en contra de esa tendencia, otros sufieren que el cuadro se refiere a las formas en que los artistas utilizan trucos habilidosos para convertir efectos fugaces en algo eterno. Suele decirse que es el mejor cuadro de Vermeer, y la familia lo conservó, pese a la miseria en que quedaron a su muerte. Se encuentra en el Kunsthistorisches Museum de Viena.

 

 

El taller -6-   alegoria-de-la-pintura-el-pintor-y-su-estudio-detalle1vermeer.jpg detalle 1

alegoria-de-la-pintura-el-pintor-y-su-estudio-detalle2vermeer.jpg detalle 2 alegoria-de-la-pintura-el-pintor-y-su-estudio-detalle3vermeer.jpg detalle 3

alegoria-de-la-pintura-el-pintor-y-su-estudio-detalle4vermeer.jpg detalle 4 

Era un trabajador lento y meticuloso. Se encuentra entre los pintores coloristas de la escuela de Rembrandt, pero es un antagonista de aquél; no solo porque se limita a pintar interiores sin salida o comunicación con otras piezas de la casa, sino porque concibe de modo diferente el valor del color y de la luz. Pintaba la fresca claridad argentina, la primavera con su juvenil sonrisa, la luz y el color de sus pinturas se funden en un acorde delicioso. En algunos cuadros el tono es muy vigoroso, pero la mayoría de las veces presenta un dulzor inefable y los colores rivalizan en tintas raras y sutiles. Tiene predilección por cierto amarillo de limón, en el que se discierne como el reflejo verde del fruto no madurado todavía. Del mismo modo su azul no tiene equivalente en ninguna otra paleta; es un azul rejuvenecido, casi virgen, atenuado por el aire vaporoso y que a veces semeja a la transparencia verdosa del mar. Sus técnicas, en particular la maestría de la luz, han isnpirado a artistas modernos de variadas tendencias, incluido Salvador Dalí.

alegoria-a-la-fevermeer.jpg carta-de-amorvermeerb.jpg joven-con-jarra-de-aguavermeerb.jpg

joven-leyendo-cartavermeer.jpg la-alcahuetavermeer.jpg la-encajeravermeer.jpg

la-guitarristavermeer.jpg la-muchacha-del-collar-de-perlasvermeer.jpg la-tanedora-de-laudvermeer.jpg

lecciones-de-musicavermeer.jpg muchacha-de-azul-leyendo-una-cartavermeen.jpg joven-con-velo-marronvermeer.jpg

mujer-durmiendo-en-la-mesavermeer.jpg chica-escribiendovermeer.jpg soldado-muchacha-risuenavermeer.jpg

 el-astronomovermeer.jpg el-astronomo-detallevermeer.jpg

 el-geografovermeerb.jpg el-geografo-detallevermeer.jpg

  sta-paraxidisvermeer.jpg una-noche-en-la-cocinavermeer.jpg La callejuela -7-

vermeer.gif 

   

 

 

 

17 comentarios to “Jan van der Meer o Vermeer (Holanda, 1632-1675)”

  1. El trabajo con la luz es extraordinario, vermeer es uno de mis pintores favoritos
    Saludos😉

  2. Qué buen sitio… eso sí, le hace falta un poquito más de vida. Pero bien, esto recién comienza.

    He estado intentando hacer una pequeña entrada sobre Jan Vermeer y esto me ha motivado. Ahora espero poder terminarla.

    Un saludo y a ver si nos postiamos.

  3. Julián Says:

    Felicidades por tu blog, es espectacular. A parte de toda la información tiene cantidad de imágenes y eso no tiene precio. El hecho de poderlas abrir y que las compartas con todo el mundo te engrandece. Vermeer es mi pintor favorito, me fascina su luz, su paleta de color era grandiosa. También me gusta Millais, has hecho una buena elección empezando con estos dos artistas. Espero sigas ampliándolo, no dudes que seguiré visitándote.
    Un saludo

  4. Susurrosss:
    También es uno de mis pintores favoritos. He tenido la oportunidad de ver personalmente alguna de sus obras y son espectaculares.

    Un abrazo

    Ninona.

  5. Patrickfish:
    Efectivamente acabo de empezar y dejame un poquito de tiempo para darle más vida al asunto.

    Espero hayas podido terminar tu entrada sobre Vermeer.

    Un saludo

    Ninona

  6. Julián:
    Seguiré efectivamente ampliando el blog, he hecho otra entrada sobre Sorolla, espero también sea de tu interés.

    Un saludo

    Ninona

  7. isamicha Says:

    Hola, estoy encantada con la cantidad de postales antiguas que tienes, así como por la información que ofreces de muchos ilustradores. Muchas gracias por compartirlas, voy a seguir entrando muy a menudo porque hay mucho que ver. He utilizado alguna de las imágenes para iluminar mis mensajes en alguno de los grupos en los que estoy, pero ahora no se si he hecho bien al tomarlas sin haberte pedido permiso. Si no te gusta que lo haga, me lo comentas y no volveré a hacerlo.
    Muchas gracias por hacer de éste lugar un punto de encuentro con ilustradores geniales y pintores maravillosos.
    Saludos,
    Isabel

  8. Hola Isabel:
    Espero que te hayan quedado bonitos tus mensajes con las imágenes y por supuesto que puedes coger las que quieras de mis dos blogs. Las publico para compartirlas, soy de las personas que opina que todo lo que esté en internet es para todo el mundo. Es un poco utópico pero pienso así.
    Un saludo,

    Ninona

  9. Yo tuve la suerte de estar en Madrid cuando el Prado le dedicaba una exposición y alucine, son cuadros extraordinariamente bellos, y me llamo mucho la atención el tamaño reducido de sus pinturas, cundo lo estudiábamos no las imaginaba así, me emociono verlas.
    UN SALUDO

  10. Alisios:

    No pude ver esa exposición, pero sí he visto obras suyas en distintos museos de Europa. A mí también me sorprendió el tamaño reducido de sus obras, pero están tan llenas de belleza.. Es uno de mis pintores favoritos y como a ti, me subió una cosilla por la garganta al tenerlas frente a mí.

    Te felicito por blog; tus ilustraciones son preciosas.

    Un abrazo.

  11. Como también te gusta leer, me atrevo a recomendarte un libro (igual ya lo leíste): “La joven de azul jacinto”. Susan Vreeland.

    Se trata de la historia de los propietarios de un supuesto cuadro de Vermeer (de esos extraviados), desde el presente hasta el momento en Vermeer pintó el óleo.

  12. Hola
    Estoy encantada con con este blogg.
    Soy una fanatica, aficionada al arte y estudiosa del la historia del arte.
    felicitacines!!!
    Maja fuit hic…

  13. Maja:

    Me alegro que disfrutes con mi blog.

    Un saludo.

  14. Luismexdf Says:

    Gracias por este regalo!!!, ayer 12 de Octubre 2008 pasaron una pelicula que se llama “retrato de joven con arete de perla”, la pelicula me fascino y me meti a internet a ver si encontraba algo de informacion del pintor y me tencontre con esta pagina, muy completa la informacion y si la pintura de la joven con el arete de perla me encanto, el paisaje es algo sublime, es una venta en el tiempo que nos transporta al mismo momento en que veermer la plasmo, ¡felicidades!

    Pd. tambien baje las fotos para hacer mi protector de pnatalla

  15. Buenas tardes Luismexdf:

    Gracias a tí por tu comentario. Bonita película “La Joven de la perla”. La actriz es muy guapa, pero nada que ver con la pintura. A mi me fascina esa obra y como no, por supuesto Vermeer.
    Disfruta con el protector de pantalla!!!!

    Un saludo cordial.

  16. Francisco José Says:

    Este blog sobre Vermeer es muy elegante y completo. Sobre la técnica del pintor, qué decir, es asombroso como emplea la luz en sus cuadros. Sus obras son increíbles e impresionantes, por la manera en la cual los objetos y sus personajes toman la realidad más sublime captadas por él.
    Vermeer manda un mensage a los críticos en arte y nos dice: “Aquí teneis el arte más realista de nuestro mundo, ¡mirad y entended!, éste es nuestro mundo tan bello y tan poco observado y valorado. ¡Mirad lo que no veis! y asombraros de lo que tenemos con humildad. Observad la verdad! y no la imagen, para los que creeis ver y no veis, os mando pues mi arte para despertaros de vuestro letargo, vosotros los críticos modernos y grandes sabios”.

  17. patricia c Says:

    Que blog mas hermoso , para mi es como viajar a otro mundo con tanta belleza que tienes aca , yo soy casi analfabeta no entiendo de cultura , pero todo esto me parece un sueño mi pasa tiempo es mirar pinturas así en internet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: